Resumiendo; Al Grano

Jacobo esta fascinada por el hecho de que ya tiene tiempo para sentarse a escribir en su famosísimo Jaco-blog. Había estado ocupada en cosas como ver películas como imbécil, educar a mi mascota, limpieza casera, rompiendo récord de cual es la siesta mas larga que puedo desarrollar en una tarde – los resultados son impresionantes-. Entre otras. Me gusta sentarme los sábados por la noche a resumir mi semana. Mirar hacia atrás y hacer memoria de que fue lo que sucedió, lo que no me gustó que sucediera y lo que me gustaría que en un futuro sucediese, y lo que no me acuerdo que sucedió. Recordé cuando la semana pasada desperté diciendo YA BASTA! Era un llanto de independencia. Un grito que destinaba hacia Starbucks. El imperio maquiavélico de ventas de café. Consideraba que estaba gastando demasiado dinero en estos susodichos “cafés”. Y claro, acepto que cada vez que compraba un café con ellos, me veía obligada a robarme varios paquetes de splenda (mi azucar favorita). Esto lo hacía para balancear el gasto que acababa de hacer en mi bebida. Pero aún así, todo me parecía un abuso. A Jacobo no le gusta que abusen de ella.  Mi técnica de contra-ataque? Sencilla. Hice una rápida pero profunda investigación en maquinas de espresso. El resultado de mi búsqueda ocasionó que me destinara a un suburbio no-tan-lejano para adquirir esta maquina. La máquina; una maravilla. Todo este proceso me obligo a adentrarme en técnicas de café. Como lograr un café perfecto. Debo -humildemente- aceptar que esta semana estuve tomando los cafés mas deliciosos que he tomado en esta ciudad. Cada vez que me tomo un café paradisiaco preparado por mi, visualizo en una Jaco-nube a Starbucks. Suelto unas medio-carcajadas y le doy un sorbo  más a mi café. Ahhhh la victoria. Suena bien, pero sabe mas rica. No se desalienten mis perpetuos Jaco-nautas. Pronto estaré compartiendo con ustedes mis secretas técnicas de la elaboración de un suculento latte, o un magnífico americano. Soy una Jaco-Barista superior. Lo único que lamento de esta nueva resolución cafeterística ha sido que ya no veré todos los días a mis amigos del Starbucks. Pero estoy trabajando en una solución a este alarmante problema. Los extraño. 

gaggia

En otra nota, estén pendientes de este Jaco-blog. Ya que Jacobo -ahora si- esta trabajando en el re-diseño de esta misma página. 

Algo mas tenia que comentar, pero mis ideas dejaron de brotar en el momento que mi café se terminó. Me retiro a mis actividades heroicas.

Peace Out!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *